Archivo

Archivo para la categoría ‘Podología Deportiva’

101Km La Legión Ronda

Lunes, 19 de mayo de 2014 Comments off

Esta vez, voy a escribir en el blog en primera persona, cómo Iván Cristal, para contar que es para mi hacer mi tercer 101km a pie, y otros cuantos que llevo en bicicleta.

Todo esto empieza en 2011 cuando me propongo que debo hacer lo que hacen mis pacientes para poder sentir lo que ellos siente, es decir, empatizar con mis pacientes. Para ello me propongo de meta la Maratón de Sevilla 2012.

 

El la preparación para la Maratón de Sevilla me pongo en contacto con un entrenador y me pongo manos a la obra. Este proceso lo empiezo de cero, en mi vida me había dado por correr y mi única afición se centraba en las dos ruedas. Eso sí, me habia recorrido todas las carreras de MTB de la provincia de Málaga.

Tras haber realizado un entrenamiento mas o menos regular, consigo terminar la Maratón de Sevilla y el próximo reto que tenía eran los 101km de la legión 2012. En esta ocasión me relajé en los entrenos, y el dia de la carrera empecé cómo si de una maratón se tratara y en el km 76 tuve que retirarme.

El siguiente año, en 2013 mi único objetivo era terminar lo que no había terminado el año anterior y me propuse hacer los 101 en marcha. Lo hice con mi amigo Alejandro Pis y un par de locos más que terminamos en algo mas de 23h. Lo mejor de esta carrera es que al menos la había terminado, y me propuse que al año siguiente volvería.

Este año he vuelto, con un entrenamiento pésimo, pero con unas ganas increibles.

La mañana empieza muy temprano con mi amigo Antonio Guerrero para ir a Ronda y dejar la mochilas para Setenil. Entremos en el estadio de atletismo donde me encuentro con mis amigos de La Marea Naranja y nos colocamos en el cajón de salida.

Después de los ¡Viva España! ¡Viva el Rey! ¡Viva La Legión! empieza la carrera y en pocos segundos me quedo solo, el resto de mis compañeros tiene como objetivo correr.

Los primeros kilometros se hacen muy fáciles ya que no estoy cansado todavia y los pies aún no duelen. Poco a poco vamos comiendo kilometros, llegamos al campo de tiro de la legión que se hace muy largo y aburrido, pasamos junto al circuito Ascari, y a los pocos kilometros llego al avituallamiento de  Navetas.Nuevas.

En este avituallamiento empieza otra parte de la carrera. Mucha gente sentada y yo decido coger el donuts, la colacola, el sandwich y seguir. Justo a la salida el avituallamiento me encuentro con mis amigos Sonia , Susana y José, en adelante mis compañeros de viaje. A partir de aqui los kilometros se hacen mas llevaderos y la conversación hace que los kilometros se acorten. Llegamos sin dificultad a Arriate, con una leve modificación del recorrido respecto al año anterior como antesala a lo que nos espera. Para mi este el el punto más critico de la carrera. A las 5 de la tarde llega el mayor desnivel sin descansos. Son aproximadamente 4 kilometros en los que no puedes parar, casi no hay sombras y el terreno está suelto. En este momento Susana se queda colgada por ampollas y yo cuando llego al siguiente avituallamiento, al Cortijo del Polear. Aquí reagrupamos y Susana se vuelve a quedar.

Comenzamos otra parte de la carrera, esta vez sólo somos 3 ya que susana se queda atrasada y se retira mas adelante en Setenil. Mientras nosotros continuamos y después de la recta que nunca acaba que nos lleva a la carretera de Alcalá del Valle, llegamos al pueblo y paramos lo justo para enfrentarnos a la “cuesta de cemento”. Son 100 metros, pero muy intensos, que nos dan el estímulo suficiente para el relajado viaje que nos queda hasta Setenil, donde vamos viendo cómo cae el sol y justo antes de llegar nos encontramos con mis amigos Paco y Nono con la mala suerte de que Nono abandona por ampollas.

Si ha un sitio emblemático para los corredores en esta carrera, es Setenil, se te ponen los vellos como escarpias cuando al pasar la gente que está sentada en las terrazas se levanta para darte ánimos. Son las 10 de la noche y saben que te queda la otra mitad. En Setenil aprovechamos para recoger mochilas, cambiar de calcetines, comer algo y hacernos algún arreglo en los pies. Reagrupamos con amigos de Jose y Sonia y después de unos 30 minutos de parada reanudamos la marcha buscando nuestro próximo objetivo: Llegar al Acuartelamiento.

Esta subida hasta el avituallamiento de Chinchilla se hace dura, pero al ser de noche no somos conscientes de lo que nos queda y tiramos y tiramos sin parar para luego bajar el mayor desnivel continuo. A estas alturas yo no sabes cómo poner el pie, porque de tanto frenar en la bajada, de tanta fricción, las ampollas no perdonan. Aqui me encuentro a mi amigo Antonio el Buda y un grupo de “Los últimos Susmurais”, que lo pasaban igual de mal que yo en las bajadas, pero con su compañía se hizo más amena, ya que Jose y Sonia iban unos metros más adelante. Unos 4 km más de bajada algo más suave y llegamos al Acuartelamiento, donde llego a la misma vez que mis dos compañeros de viaje, y junto a Paco Bicioso y sus dos compañeros de fatigas. Comemos arroz, una hamburguesa, chocolate, y una cocacola y a las 3:30 estamos saliendo para afrontar la famosa cuesta de la hermita. En  menos de 30 minutos estamos a pie de la cuesta y vamos poco a poco. Esta cuesta parece que nunca se acaba. Aqui pasamos a corredores que descansan y otros que están a punto de retirarse. La zona del sendereo hasta llegar a la ermita se hace difícil, porque con la luz del frontal no se tiene la perspectiva para saber donde se pisa. despues de este sendero llegamos a la famosa ermita donde hacemos una breve parada y bajamos la cuesta en busca  del cementerio de Montejaque. No es que sea el lugar más apropiado para hacer un avituallamiento, pero si alguién tiene ganar de ir al baño, el baño habilitado es el del interior del cementerio… mejor me aguanto.

Lo que queda ya es pan comido. a estas horas (y kilómetros) lo que mas me fastidia son las bajadas, por lo que hacer subidas me fastidia por lo que luego me espera, pero esta zona la tenia ya inspeccionada porque en Marzo estuve haciendo el Homenaje a La Legión que hace esta parte del recorrido en sentido contrario. Pasamos por Benaoján, Estación de Benaoján y comenzamos a subir el sendero maldito. Aquí comienza a amanecer y el frontal lo apago. A esta hora el sueño se apodera de mi y mis compis solo hacen preguntarme si esta es la cuesta del cachondeo… y faltan todavía terminar de subir esta, la bajada que es muy jodida, subir el puerto de Muela, bajar y volver a subir la cuesta del cachondeo o del Tajo que nos deja en Ronda. Justo aquí me despego de Sonia y Jose y empiezo a tirar sólo. Casi no paro en los avituallamientos, subo el puerto de Muela y al bajar ya veo Ronda. Me relajo y cómo me queda mas de una hora para llegar, se que voy bien de tiempo y que me están esperando en meta Noelia y mi hija Claudia, mis padres y mis suegros. Al final de la cuesta del cachondeo mi padre decide bajar y acompañarme en éste último kilómetro y medio hasta llegar a meta. Vemos cómo a falta de 1km se retira un corredor, pero a veces es la mejor victoria, retirarse aunque sólo falten 500 metros. La llegada a Ronda es el momento que sueñas desde te inscribes en la prueba y justo antes de llegar a meta, el mejor trofeo, mi hija Claudia de 7 meses, que me acompaña a meta, y aunque todavía no hable… me dice que el próximo año volvemos.

 

 

Los Podólogos y el Deporte actual, ¿obstaculos o ayuda?

Lunes, 13 de enero de 2014 Sin comentarios
Los podólogos el Deporte Actual

Los Podólogos y el Deporte actual

La podología y el deporte cada vez están más unidos, sobre todo en deportes donde el pie juega un papel especial.. El pasado sábado 11 de enero estuve en la segunda jornada sobre podologia y deporte que organiza el Colegio de Podólogos de Andalucía y me llevé un sabor agridulce sobre la profesión.

En la mesa intervinieron el Dr. José Algaba, profesor de la Universidad de Sevilla, D. Oscar Pajares Casado, Comandante en situación de retiro y organizador de grandes eventos deportivos como lso 101km de Ronda), D. Salvador Trillo López, gerente de Farlek (tienda de material deportivo), Dª Carolina Gago Fuentes, jugadora de padel profesional, y dos fisioterapeutas especialistas en RPG, de los cuales no recuerdo su nombre.

La sinceridad con la que habló D. Oscar Pajares nos impactó, nos relató con pelos y señales la mala praxis de un podólogo en alguna edición pasada de los 101km Ronda. Yo he tenido la experiencia de pasar por la camilla de los Podólogos en mi primer 101 a pie, y al final, las ampollas me impidieron llegar a meta, me quedé en el km 75. Personalmente pienso que el servicio de podología de este tipo grandes eventos nos aporta a la profesión una parte negativa y otra positiva: la positiva es que el deportista sabe que el podologo existe, y la negativa es que el podologo no tiene la capacidad de solucionar los problemas que le surgen al deportista durante el evento, ya sea por falta de formación o de información, aunque a veces la solución es tan sencilla como decirle al corredor que en esas condiciones no puede continuar la carrera.

Salvador Trillo comentó cómo gestiona su tienda y su club deportivo. Me llamó la atención que realiza una breve valoración integral del deportista debido a su experiencia y que dentro de esta valoración incluye la valoracion de la pisada y si ve que algo funciona mal, lo remite a un podólogo. A muchos podólogos les parecerá esto una salvajada, que una persona sin un titulo realice una valoración del pie, tal y como ocurrió en las tiendas decathlon hace un año aproximadamente, incluso se movilizaron los colegios de podologos para parar esta publicidad. Yo pienso que este tipo de valoración nos ayuda a nosotros y al deportista, ya que la mayoria de  deportistas no van a acudir al podologo para hacer una valoración previa a la compra del calzado, y de esta forma se orienta al deportista y si surgen problemas, desde las tiendas recomiendan visitar al podólogo.

Carolina Gago nos relató su experiencia con el deporte profesional y la conclusión que sacamos es la misma que nos ocurre en el dia a dia: Los deportistas nos tienen paciencia, no quieren parar los entrenos y no cumplen nuestras prescripciones (por ejemplo, en cuanto a tiempos de adaptación). Además, al final de su intervención nos mostró las diferentes zapatillas que utiliza para el padel y las condiciones en las que las utiliza. Muy interesante.

En general, pienso que los podólogos solucionamos muchisimos problemas al deportista, lo ayudamos incluso cuando somos un obstaculo prescribiendo una bajada de intensidad en los entrenamientos. Los podologos en general tenemos un exceso de conocimientos de biomecánica, pruebas funcionales y aparataje para valorar cómo corremos, pero existe una gran parte de podólogos que no tienen conocimientos de deporte.

El que un podologo conozca todos los aspectos del deporte que practica nuestro paciente nos aporta una información, a veces relevante, de la patología. He visto muchos podólogos que les he hablado de una maratón y no conocian la distancia que se recorria. No os quiero hablar de lo que ocurre si les preguntas sobre las distancias Ironman…

En fin, nos queda mucho por hacer.